lunes, 25 de junio de 2012

Usted también diga...


Un hombre de avanzada edad visita a su médico y le plantea su preocupación por las lógicas dificultades que tiene en cuanto al sexo.
- Doctor, el asunto ya no funciona más...
-¿Y qué esperaba, hombre? - responde el doctor - Usted está por cumplir 85 años.
- Pero es que mi socio, que ya tiene 88, dice que tiene relaciones tres veces por semana.
- ¿Y cuál es el problema? Usted también diga...

Este viejo cuento ilustra una de las características más sobresalientes de la cultura actual, en la que el marketing ha reemplazado a la ética y la desaforada búsqueda de popularidad hace que la apariencia ocupe el lugar de la verdad. No es poco lo que contribuyen los medios masivos, como la televisión con esos atroces engendros de exhibicionismo, que no casualmente se dan en llamar "reality". No sé si muchos recuerdan que esos engendros son patéticos derivados comerciales de "1984", una aterradora obra futurista de George Orwell (que tuvo una excelente versión fílmica precisamente en 1984), que en la figura del "Gran hermano" presenta al siniestro personaje que conduce y digita la constante escritura y reescritura de la historia. El pasado deja de tener entidad y sólo importa el relato mistificado de un ayer inventado que convierte la vida en un eterno presente con cuestionables posibilidades de futuro. Creo que cabría preguntarse cuán lejos o cuán cerca estamos de ese escenario.

Figuras de la farándula que se escudan en la cirugía, no para ser sino para parecer; políticos de todos los sectores que se llenan la boca criticando lo que ellos mismo hicieron en otro tiempo; sacerdotes que frente a fotos comprometedoras aducen "amistades de infancia"; presidentes y funcionarios tratando de disfrazar con palabras un dudoso pasado pro dictadura.

En fin, usted también diga...

2 comentarios:

  1. Héctor J. (Yoyo) González26 de junio de 2012, 6:35

    Una reflexión brillnte, que ya publiqué en mi Facebook.
    Esperamos más regalos de esta jeraruía.
    Abrazo gransote.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre Ernesto, todos los espacios cubiertos con alguna brillante palabra. No es distinto a lo que muchos pensamos, pero dicho de una forma totalmente irrefutable.
    Siempre es un agrado pasar a leer por este blog.
    Saludos

    ResponderEliminar